viernes, 30 de julio de 2010

Crecer

Naciste inexperto
casi al mismo tiempo que yo,
crecimos juntos y aprendimos unidos
maduramos, nos resbalamos y seguimos.

Siempre te vi fuerte, sano,
imponente y dando el ejemplo,
nunca debil ni enfermo,
tal vez pequé en mi confianza.

No me perdono
haberte visto muriendo,
lentamente muriendo
y haber sido tan inocente,
tan infantil y no darme cuenta
que te nos ibas
hasta que tu respiración
calló.

Dentro del orgullo se respira y se grita cuanta falta haces.

Caracas 31/7/2010


No hay comentarios:

Publicar un comentario