jueves, 15 de julio de 2010

Ejercicio de narcisismo

Es curioso, despertar
y ver a todos los tuyos
esperando, sin esperanzas,
que te levantes y andes.

Es curioso sentir,
que los que nunca te sonrieron,
vengan a despedirte
con los ojos hinchados
y poco hidratados.

Siempre pensé que la canción
que ahora cantan todos juntos,
me devolvería el alma al cuerpo,
pero no es así... supongo puedo moverme.

Se hace difícil tragar
cuando puedes verlo todo
pero nadie lo nota,
a ti tampoco.

Es muy extraño ver como ahora veo
y entender las cosas que oigo,
tan extraño como complejo de explicar,
así que no lo haré.

Me siento ligero, pero muy pesado,
es como si todo lo que cargaba mi alma
se trasladara ahora hacia mi espalda,
ahora cada paso que doy me marea
es como caminar en el mar
o trasladarse enseguida al espacio.
Me convertí en una hormiga que cargaba una manzana
una manzana que siempre nos prohibieron tocar.

Vi a mi alrededor,
muchas sillas empezaron a vaciarse,
y la gente dejó de llegar,
solo quedaban 3 personas
cuando me di cuenta que el peso
había desaparecido.

Sentí la necesidad de acostarme
y cuando lo hice mi hermano me dijo:
"Parecen rotos, pero tu los llenaste,
no escuche un adios, solo varios gracias".

Y sonriendo caminé.
Caracas 15/7/2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario