jueves, 8 de julio de 2010

A la hora de bañarse

11 años hace
desde que te vi por primera vez,
lo recuerdo nítidamente
tan claro como ayer.

Nuestra relación no fue fácil,
muy obscura los primeros años,
pero hace tiempo que nos perdonamos,
sabemos que el rencor ahoga.

Hace días que no te veo,
se que estás bien porque me crucé
con varios de tus hijos
y hasta alguno de tus nietos.

Supe que muchos se mudaron
y que te has sentido sola.
Yo nunca te pierdo el rastro,
aunque te escondas, como siempre hiciste,
porque nunca aprendiste
que tus pasos te delatan,
no importa el escondite.

Espero bajes el día que quieras despedirte,
yo pronto me alejo de nuevo
y quien sabe si entonces nos vemos.

Caracas, 8/7/2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario