jueves, 16 de septiembre de 2010

Promesa

A donde quiera que vaya,
y en toda tierra que estable sienta
sembraré un árbol alegre
siempre pensando en mi abuela.

Escuchando sus consejos,
de solo dar amor y paz
esperaré todos sus frutos
esperanzando mis sueños.

Le prometí sembrar un árbol
para curar un poco al mundo,
pues lo sembraré con su amor
sus ideas y su calor.

Y es que hasta estando ausente
podremos sentirla viva
su vida traspasa la física;
ella brilla eternamente.

Y a donde quiera que vaya
mi promesa cumpliré
sembramos paz en el mundo
y a ti siempre te amaré.


A mi "bisa", la persona que más admiro.

Caracas 16/09/2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario