viernes, 8 de abril de 2011

Il debut di un grandisimo campione (merde)


De pie, sus ojos cazan un punto fijo en una pared blanca
su cabeza está llena de palabras, gestos, pasos y morisquetas
ninguna es suya y ninguna es capaz de salir a la luz sin su permiso.

El café que se tomó esta mañana no era su café,
la camisa que tiene puesta, estaba en su armario
pero no es su camisa
hoy se afeitó con crema prestada
y robó un cepillo de dientes
porque no encontraba el suyo,
pero el día tenía que continuar
al menos eso había aprendio en la escuela.

Ya están aquí.

El tempo de su corazón empieza a perderse
se salta un compás y luego vuelve;
la metamorfosis no sucede en un instante
es un acto trabajado que está apunto de finalizar:
su piel ya no es su piel
y sus ojos no son capaces de ver
al centenar de personas que están justo en frente de él.

Son días confusos los que vive
mata a su alterego con aplausos
y lo revive contra la pared,
mirando el mismo punto
pensando en sus palabras
sus gestos, pasos y morisquetas.

Ese centenar de personas invisibles desconocen su suerte: hoy nace una leyenda,
merde.


Vancouver 8/4/2011


No hay comentarios:

Publicar un comentario